Fotógrafo de obras de arte

Un fotógrafo de obras de arte debe captar con su cámara la realidad, para ello debe ayudarse de todas las herramientas disponibles. Es una disciplina que requiere el dominio de una técnica muy concreta.

Técnica del fotógrafo de obras de arte

En primer lugar el uso de una carta de colores para poder hacer un ajuste correcto de los colores es fundamental.

Fotógrafo de arte

Fotógrafo profesional de obras de arte

La luz utilizada debe ser una luz limpia. El uso de flashes de estudio puede ser idónea para este fin. Colocados a una distancia y ángulos correctos para que eliminen homogéneamente la superficie del cuadro u obra a pictórica a fotografiar. Al mismo tiempo el fotógrafo de arte tiene que estar pendiente y eliminar los posibles reflejos que puedan surgir antes de realizar la fotografía.

Reflejos, distorsiones, iluminación homogénea y fidelidad de color

Los avances de la fotografía digital facilitan darse cuenta en tiempo real de los reflejos de la fotografía. La dificultad aumenta si la pintura, obra de arte o cuadro está realizada con acrílicos, óleos o pinturas en brillo, o simplemente si está enmarcada con cristal.

Otro punto relevante es realizar la fotografía evitando distorsiones, para ello hay que situar la obra de arte a la misma altura que la cámara fotográfica y fijarse bien en que las líneas se vean correctamente y sin distorsión. Ni que decir que el uso de un gran angular es tabú. El uso de un parasol en el objetivo ayudará a controlar y, en su caso eliminar la luz residual que podría contaminar la toma.

Fotografo de obras de arte de galerias, museos, instituciones y artístas, pintura, cuadros

Pintura figurativa – fotografo de obras de arte

En la fotografía de arte de esculturas se pueden aplicar los mismos principios, es decir fidelidad del color, evitar reflejos y distorsiones. Polarizar la luz puede evitar los reflejos. Una iluminación homogénea es básica, si bien en ciertos casos podría ser interesante jugar con las sombras.

El fotografo de obras de arte nutre a pintores, galerías, museos y asociaciones con fotografías fidedignas para archivo, publicaciones de catálogo, web o prensa.